sábado, 15 de junio de 2013

SER UN PAPÁ GAMER

Ser un Papá Gamer es el post dedicado a ayudarte a ti, hardcore gamer, que eres padre de familia y no encuentras el tiempo que tenías antes para jugar, a encontrar el tiempo necesario para no dejar de lado tu afición. Esta es una oportunidad para compartir contigo, que ya eres papá, la experiencia, que seguro ya conoces, de ser un progenitor aficionado a los comics y videojuegos. Y a ti que aun no lo eres, pero seguro lo serás algún día, ponerte en aviso lo que te depara la vida cuando entras en esta incomparable senda de la paternidad.

El mercado de videojuegos ha crecido los últimos años en el rubro dispositivos portátiles, iPads, tablets, móviles, Nintendo DS, PSP, hasta una Game Boy se podría volver tu consola favorita por que al ser padre necesitas disponibilidad inmediata de jugar partidas rápidas. ¿Sentarte cómodamente frente a la PS3 o Xbox 360 a jugar varias horas? Ya te voy diciendo que no, así de simple, será mejor que te acostumbres a jugar una hora o menos. Aprenderás a valorar los pequeños momentos de vicio, conocerás formas que antes ni imaginabas posibles de hacerte tiempo para jugar algo, descubrirás que puedes llegar a disfrutar juegos que tiempo atrás jamás te hubieras molestado en probar.


No me mal interpretes, la experiencia de ser papá es preciosa, bonita, incomparable, traer al mundo una vida que depende de ti para caminar segura en el complicado camino que le espera por delante y cuyo bienestar se verá afectado por tus decisiones es algo que ni Mass Effect ha logrado igualar cuando tenías que decidir quien vivía y quien moría. Tener un hijo es algo que, sin lugar a duda, pondrá impedimentos a tus habituadas actividades de vicio interminable frente al monitor o a leer comics durante prolongadas horas.

Así que será mejor que te hagas la idea que tu vida no será la misma mientras tu pequeño, o pequeña, dependa de ti, lo cual se puede prolongar desde que cumpla los 18 años hasta los 30 o 35, en el peor de los casos. ¿Salir al cine? ¿Salir a cenar? ¿Salir de fiesta? ¿Salir al bar con los amigos? Vamos, seamos sinceros, no más, se acabó durante un largo tiempo. Ahora eres un padre responsable cuya prioridad es el bienestar de tu retoño.

Veamos un caso de la vida real. Tu mejor amigo te dice: "¡brother! A salido la edición coleccionista de [inserte nombre de videojuego aquí] que viene en una caja de madera tallada a mano con incrustaciones de mithril e ilustraciones hechas a mano alzada en pergaminos con tinta del Tibet y solo existen 2 en todo el mundo. Está en pre-order en Amazon. ¡Hay que comparlo yaaaa!". Momento, no te emociones, no te lo vas a comprar, esos valioso dólares los vas a tener que invertir en pañales, leche, ropita, juguetes varios, etc.

Bueno, no hay problema. si no puedes comparte la edición solo para coleccionistas del juego que quieres... al menos podrás comprar la edición regular. ¡Pues, no!. Lo siento, lamento decirte que tampoco podrás. Un juego de estreno vale, en promedio, cincuenta dólares americanos. ¿Sabes lo importante que es esa cantidad de dinero para la alimentación, diversión o salud de tu criatura?. Es de alta importancia.

Pero tranquilo mi estimado lector gamer, no pasa nada. A lo mucho tendrás que esperar los días de remate de Steam, o la tienda de videojuegos que visites, para comprar esa pieza de diversión virtual que tanto anhelabas con 50% de descuento. Y en el peor de los casos siempre está tu casero pirata que te venderá los  discos por una módica cantidad de soles.

Bueno, finalmente te hiciste con el Skyrim que tanto deseabas tener. Lo encontraste, en original, con 80% de descuento y lo compraste sin dudar, era una ganga. ¿Y para qué?. ¿De verdad crees que podrás acabar Skyrim, Witcher, Mass Effect, Final Fantasy o algún de esos juegos largos que duran más de 60 horas de juego? Pobre iluso, eso no va a ocurrir, haz malgastado tu dinero. Esos juegos de grandes aventuras y misiones interminables han sido creados para un publico objetivo al cual ya no perteneces.

Esa situación te llevará a aprender a disfrutar los pequeños placeres de la vida, te volverás un hábil jugador de Angry Birds, Cut The Rope, Tetris, Bejeweled o cualquier arcade que antes un hardcore gamer como tu hubiera visto con desprecio. Serás parte del grupo de personas que regalan vidas en Candy Crush, te parecerá de lo más entretenido reventar burbujitas en Bubble Island. Vamos, no hay que ponerse exquisito, un juego es un juego; al final te parecerá tan divertido salvar al mundo de los Reaper como acabar con la amenaza de los chanchos verdes.

Partidas rápidas de 15 o 30 minutos serán las que reemplacen las 4 horas que antes pasabas disparando a zombies con tus amigos en Left 4 Dead. Si tu intentas retomar tus costumbre viciosas, de años pasados, pueden ocurrir las siguientes cosas ni bien te acomodas frente a tu monitor: el pequeño se despierta y tienes que acudir inmediatamente en su auxilio o tu pareja, sea hombre o mujer, te pide que le cambies el pañal al bebe, que hagas la leche, que lo cargues, que traigas agua caliente, que ayudes en general. Por que, tenlo por seguro, nadie se va a hacer con toda la responsabilidad del bebe que no para de llorar mientras tu estás salvando el universo.

Entonces te darás cuenta que pasar solo el primer nivel de tu videojuego te puede tomar cinco horas, mientras que tus amigos (solteros y sin responsabilidades) lo hicieron en solo 15 minutos. ¿¡Pero esto cómo puede ser!?, a ese ritmo te vas a acabar tu videojuego cuando tu hijo sea mayor de edad. Pues si, esa es la realidad de la situación.

La solución reside en que te compres una consola portatil, iPad, Tablet, PSP, un movil con android, lo que sea, y que aproveches al máximo tus tiempos libres. ¿Acaso vas a desperdiciar una hora de almuerzo en conversar con tus compañeros de trabajo a los que ves más que a tu misma familia? Pues no. Comes tus alimentos en quince minutos y dispones de 45 minutos para engancharte con tu juego preferido. Aprovecha al máximo esos momentos de tranquilidad

Entonces te darás cuenta que tantos años de cuidar un tamagochi (a menos que lo hayas matado de inanición), de criar a un pokemon y de vestir a tus Sims, tendrán sus resultados cuando plasmes en la vida real lo que aprendiste en la ficción. La habilidad de sigilo con la que manejabas a Snake en Metal Gear te servirán para hacer la delicada labor de llevar a tu bebe dormido a su cuna sin despertarlo. Administrar la economía de un país en Civilization te servirá de referencia para organizar la economía de tu casa.


¿Pero sabes lo mejor? Cuando ya eres padre te das cuenta que recorrer el universo con Sheppard, visitar Venecia del siglo 15 con Ezio Auditore o salvar a Gotham con Batman, no tiene la mínima comparación de lo feliz que te puede hacer ver a tu hijo, o hija, sonreír cuando juegas con el. Tiempo para los videojuegos siempre habrá y los disfrutarás como solo tu sabes.