miércoles, 23 de julio de 2014

EL DÍA DE BATMAN: UNA REFLEXIÓN PERSONAL


Estaba pensando que hacer en el blog para el “Día de Batman” que es hoy, miércoles 23 de Julio, quería hacer algo especial como: “Las 10 mejores historias de Batman” o “Las 10 mejores versiones de Batman” pero no me convenció ninguna de esas idea, ni otras que tuve. Así que creo que lo mejor para conmemorar esta fecha es compartir contigo, que estás leyendo esto, una reflexión muy personal sobre porque me gusta tanto Batman. Espero que en las próximas líneas encuentres alguna similitud con lo que tú sientes.


Trato de hacer memoria y el recuerdo más lejano que tengo sobre Batman es cuando era muy niño y curioseando en un depósito, en la casa de mis abuelos, encontré un comic de Batman que estaba todo roto y con las hojas amarillas por la antigüedad. En esos años ya conocía al personaje por que lo había visto en dibujos animados como “Los Super Amigos” y aquella vez que apareció, junto a Robin, en algunos capítulos de Scooby Doo. También había visto la repetición de la serie de televisión de los años sesenta y estaba fascinado con todas sus onomatopeyas: pow!, paw! bang!.

Siendo niño jugaba con mis primos a los súper héroes, obviamente yo siempre quería ser Batman y llevaba toda mi imaginación a un mundo de fantasía donde el auto de mi padre era el batimovil, trepaba edificios solo con estar colgado de la ventana y que atrapaba al Joker luego de una gran pelea. Para la mente de un niño ser Batman era lo mejor, ir disfrazado con los guantes que llevan esas tres espuelas tan geniales, la máscara con los dos cachos y llevar la increíble capa que simulaba las alas de un murciélago.


Pero como nos ocurre a todos llega un momento en que los juegos de niños pasan, llega la adolescencia. Muchas cosas cambian en la vida de uno cuando dejas de ser niño y pasas a la siguiente etapa, inclusive el gusto por Batman también cambió. Atrás quedaron las tardes jugando a los súper héroes en mundos de fantasía, todo eso fue reemplazado por los comics.

Si eres de Perú sabrás que el mercado de los comics a fines de los años ochenta e inicios de los noventa era casi nulo, encontrar un comic antiguo era toda una hazaña y encontrar uno actual era imposible. Recuerdo muy bien que el primer comic de Batman que vi en un puesto de periódico era uno en el que Tim Drake aun no era Robin pero quería ayudar a Batman a atrapar al Espantapájaros. En ese entonces no tenía la menor idea de que existieron otros Robin antes ni por qué Batman se negaba a tener un nuevo Robin.

Descubrir la historia de Batman fue un proceso que me llevó años, fue como llenar un vaso de agua gota por gota, es que en esos años no existía un medio de comunicación tan grande como internet en la actualidad. Fue en esa época de adolescencia, y gracias a los comics que me compraba con las propinas o vendiendo mi almuerzo de colegio, cuando el personaje de Batman me comenzó a gustar más por el lado oscuro, serio, por ser el vigilante de Gotham y el mejor detective del mundo. Fue una evolución, siendo niño me gustaba por el traje y en la adolescencia por el estilo y la personalidad.

Fue en la época de la muerte de Superman que me enteré que algo muy malo le ocurriría a Batman. En ese momento fue la impotencia de no poder tener más información, no había como estar actualizado sobre lo que ocurría en el comic. De pronto un día me enteré que Batman había quedado paralítico y que otro lo había reemplazado, que el clásico traje había sido reemplazado por una armadura y que toda la historia se desarrollaba bajo el título “Knightfall”. Era muy poca información para un joven fan de Batman ansioso por saber más, quería saber quién era el villano que había logrado derrotar a Batman, quería saber quién era el sustituto. Pero en ese momento era imposible saberlo todo. La llegada de internet lo cambió todo, fue una puerta que me brindó la posibilidad de leer todo lo que siempre quise leer y conocer todo lo que desconocía.

Fue solo en la adultez que llegué a conocer y entender más la psicología detrás del personaje, más allá del traje y de las habilidades de detective, existe un trasfondo que da para analizar acerca del miedo y sentimiento de culpa de un niño que perdió a sus padres, la doble vida de un hombre que no es capaz de superar su trauma de infancia y se pone una máscara para castigar criminales, a menudo se cuestiona cual de las dos identidades es la verdadera. Es realmente complejo y podría escribir mucho sobre los valores y psicología de Batman pero no es la finalidad de este post.

En la actualidad disfruto mucho leyendo los comics de Batman, de una forma muy diferente a como lo hacía en mi adolescencia, aun que no me gusta lo de ponerme a analizar guiones o dibujos (a menos que vaya a ser un análisis), prefiero simplemente leer y disfrutar la historia. Puede que en todos estos años haya cambiado la forma como veo al personaje pero el gusto de leer los comics no ha cambiado. Ya ni les cuento como disfruto jugando a la saga de Arkham en PC.

Quisiera terminar este post con una imagen. Si eres de Perú seguro estarás al tanto que uno de los principales problemas de nuestra sociedad son los altos niveles de criminalidad, la ineficiencia de las autoridades por disminuir el crimen para la seguridad de los ciudadanos y la corrupción que está presente en todos los ámbitos del gobierno e instituciones, entre otros tantos males; si eres de otro país tal vez en tu ciudad sufren los mismos problemas. Puede sonar muy infantil pero algunas veces, al sentir que el futuro de la sociedad es incierto, he pensado y deseado lo mismo que esta imagen.