jueves, 11 de septiembre de 2014

BATMAN ARKHAM ORIGINS - ANÁLISIS


Ha pasado casi un año desde el lanzamiento de Arkham Origins, se han publicado dos expansiones, contenido extra, trajes, personajes, mapas y misiones, ahora todos están pendientes de Arkham Knight, mientras que yo recién me he terminado el videojuego y aprovecharé para analizarlo más tarde que cualquier otro blog. Es que tuve que esperar a que bajara de precio para poder comprarlo.

Todo comenzó el año 2009 cuando el, entonces poco conocido, estudio Rocksteady desarrolló “Arkham Asylum”, un videojuego que, sin tener la expectativa de grandes títulos, revolucionó los juegos basados en un personaje de comic, que siempre habían sido de mala calidad. “Arkham Asylum” fue un éxito rotundo, todos esperábamos la secuela pero no esperábamos que fuera tan perfecta. En el 2012, Rocksteady se superó así mismo con “Arkham City”, corrigieron todo lo que estaba mal en la anterior entrega y dieron un gran paso adelante creando lo más cercano a un videojuego perfecto. En octubre del 2013 salió a la venta “Arkham Origins”, la tercera entrega de la serie Arkham que cronológicamente se ubica antes del primer juego; la expectativa era tan grande como la desconfianza ya que el desarrollo no estaría a cargo de Rocksteady sino de Warner Bros. Games Montreal.


La historia de juego se ubica varios años antes de Arkham Asylum, nos muestra a un Batman que solo lleva dos años en su guerra contra el crimen, es un combatiente bien preparado pero aun no es la leyenda urbana que será, es joven, desconfiado, testarudo, arriesgado e impetuoso al punto que está seguro que no necesita la ayuda de nadie para detener a los criminales de Gotham. En la ciudad la presencia de Batman aun no es muy conocida, algunos aseguran haberlo visto pero la mayoría cree que es solo un mito, para la policía es un misterioso vigilante que tiene orden de captura.

Arkham Origins tiene la mejor historia de la serie Arkham, hasta el momento. La trama principal nos relata cómo Batman deberá sobrevivir a ocho peligrosos asesinos que quieren matarlo para cobrar la recompensa de cincuenta millones de dólares, un clásico argumento de comic que está lleno de momentos épicos, la acción es frenética, las sorpresas suceden una tras otra; el guión es perfecto para una película animada de Batman, si fuera así sería la mejor que se ha hecho. Es normal que Arkham Origins no capture la atención del jugador desde el inicio ya que los primeros minutos son poco interesantes, los que hayan jugado “Arkham Asylum” y “Arkham Origins” sentirán que es más de lo mismo, sin embargo el juego da un salto radical cuando te enfrentas a Deathstroke, el primer enemigo complicado que deberás superar, en adelante el desarrollo de la historia simplemente te captura.


Además conoceremos la historia, origen y pasado de algunos de los principales villanos de Batman. Los más fans disfrutarán cuando descubran historias secundarias que involucran a villanos menos conocidos y futuros aliados de Batman. Inclusive, si estás interesado, podrás sumergirte en la historia de la ciudad Gotham, sus instituciones y ciudadanos importantes. Es decir que para el que quiera información en profundidad la encontrará ya sea como texto o audios que servirán para conocer más acerca de la personalidad de cada personaje.

Gráficamente el juego sigue siendo igual de bueno que sus anteriores entregas, esta vez tenemos todo Gotham para vigilar pero lamentablemente lo que debería ser una metrópoli llena de gente es una ciudad fantasma, no hay un solo ciudadano en la calle durante todo el juego, solo encontraremos ladrones y matones en grupos. La nada creíble excusa que te da el juego es que en Gotham hay un toque de queda que prohibe a la gente salir de sus casas durante la noche. Entonces no solo es una ciudad fantasma sino que también está detenida en el tiempo ya que siempre es de noche, siempre cae nieve. Al inicio esto no molesta ya que estás más entretenido con la historia pero cuando ya has jugado más de diez horas, y estás bien avanzado en la historia, resulta monótono y aburrido ir de un lado a otro en la ciudad.

La jugabilidad es igual de buena que antes, el sistema de combate rítmico que ya conocemos sigue igual de efectivo aun que ha sido un poco mejorado debido a la incorporación de nuevo enemigos, por ejemplo te encontrarás con ninjas y luchadores marciales que son más difíciles de bloquear o esbirros de Bane que deberás aturdir antes de golpear. Además los nuevos gadgets te darán más posibilidades de combinar golpes y de hacer combos más largos. Para los jugadores experimentados no será complicado dominar el modo de combate y hacer combos perfectos pero el verdadero reto estará en cumplir desafíos específicos que encontrarás en el nuevo “Dark Knight System”, una serie de objetivos a cumplir que te permitirán progresar en el nivel de leyenda de Batman, desde Vigilante en la Sombra hasta La Peor Pesadilla. Solo si te interesa terminar el juego al cien por ciento verás la necesidad de completar este sistema de progresión.


Mención aparte merecen las batallas contra los jefes finales. Recordarán que en “Arkham City” la mejor batalla contra un jefe era la que teníamos frente a Mr. Freeze, en “Arkham Origins” la mayoría de las batallas contra los ocho asesinos son iguales o más complicadas. Es cierto que algunos jefes, como Killer Croc, Anarkia o Black Mask, son muy fáciles de derrotar pero algunos otros como Deathstroke, Lady Shiva y Deadshot pondrán a prueba tu velocidad para hacer counters y tu nivel de estrategia para planificar un ataque. Es decir que encontrarás retos fáciles y difíciles que podrás superar con perseverancia pero si buscas un desafío real tendrás algunos retos, no obligatorios, que podrás tratar de superar para tu propia satisfacción como por ejemplo derrotar a Lady Shiva sin fallar ningún counter, es realmente difícil.

Además vuelven las clásicas misiones secundarias que involucran eventuales crímenes en progreso que podrás detener si quieres, encontrar los edificios marcados por Anarkia, destruir los cargamentos de armas del Pinguino y un largo etcétera. Se hacen extrañar los acertijos de Riddler que te llevaban a descubrir easter eggs del universo Batman, ahora deberás encontrar archivos de extorsión que tiene el villano en su poder y destruir su red de espionaje. En Arkham Origins si hay easter eggs, referencias y guiños a otros personajes del universo DC Comics pero ya no será obligatorio descubrirlos.

Es interesante como en “Arkham Origins” por fin puedes ir a la batcave, conversar con Alfred y usar el Batplane para hacer viajes rápidos a puntos específicos de Gotham. Sin embargo es frustrante estar en la batcave y no poder interactuar con casi nada de la tecnología e instrumentos que están ahí. Lo mejor es al área de entrenamiento donde podrás acceder a los clásicos desafíos de combate y depredador donde te darán medallas dependiendo de tu rendimiento. Esto como siempre incrementa mucho el factor de rejugabilidad y mejora mucho cuando te dan la posibilidad de usar a Deathstroke, el villano tiene sus propios movimientos, armas y golpes que lo hacen muy interesante de manejar.

Los peores errores que encontré en la versión PC de “Arkham Origins” son los bugs, el juego tiene muchos, hay algunos bugs que son curiosos como que un enemigo en vez de caer desmayado al suelo lo traspasa como si fuera un fantasma, otros divertidos en el que un personaje se queda dando vueltas en un mismo lugar, hay un bug fastidioso que no te permite planear con tranquilidad. El peor bug que encontré fue uno que hizo que no me dieran los puntos de recompensa al culminar una misión difícil. 


Finalmente. ¿Es Arkham Origins mejor que Asylum y City? Si, lo es. Hasta que no salga Arkham Knight, Origins es el mejor juego de la serie sin lugar a duda, tiene la mejor historia, los mejores personajes, es muy divertido. ¿Es mucho mejor que los demás? No. La mejora que tuvo Arkham Origins no fue tan grande como la que tuvo Arkham City luego de Asylum. Mucho me temo que con el tiempo Arkham Origins quedará solo como un capítulo de relleno en la serie Arkham una vez que salga a la venta Arkham Knight. ¿Vale la pena jugarlo? Si, no solo para los fans de Batman sino también para un hardcore gamer que desea disfrutar de un buen juego de aventura.

Conclusión: recomendable.